Antecedentes

En marzo de 1958, con la creación de ALIVA DE VENEZUELA C.A., como filial de ALIVA AG., de Baden, Suiza, constituye el punto cronológico de partida del uso en Venezuela, del para entonces novedoso sistema de concreto lanzado a presión o concreto proyectado, hoy en día con muchas aplicaciones en el sector de la construcción.

El Helicoide de la Roca Tarpeya, en Caracas; los túneles del Ferrocarril de Guanta a Naricual, en el oriente de Venezuela; el Túnel de La Cabrera, en la Autopista Regional del Centro; el Túnel de La Planicie, en Caracas; y el Túnel de Las Ollas, para interconectar los embalses de Camatagua y Ocumarito; fueron sus principales obras en sus primeros años de actividades, y las que marcaron definitivamente el alto prestigio que ha logrado mantener hasta el presente.

Diez años más tarde, en 1968, se crea STUMP DE VENEZUELA, C.A., como una filial de Stump Bohr A.G., de Zürich, Suiza. Esta nueva compañía inició en Venezuela el anclaje de muros y pantallas, cuya técnica llegó rápidamente a aplicarse en casi todas las obras de envergadura, muy especialmente con el desarrollo del sistema DUPLEX , considerado mundialmente como el más avanzado de los sistemas de anclaje permanente. Aún hoy en día, su empleo constituye la mejor de las alternativas para la estabilización de las paredes de sótanos profundos, de represas y de taludes en las vías de comunicación y, además, su uso se ha extendido a la estabilización de estructuras especiales. Los mejores ejemplos de la exitosa utilización de esta tecnología, lo constituyen los muros anclados para los sótanos del Banco Central y para los sótanos de los Edificios y Torres del Parque Central, todas estas obras en Caracas.

Historia

Fusión Operacional

En febrero de 1972, ALIVA DE VENEZUELA C.A. y STUMP DE VENEZUELA C.A. se fusionaron operacionalmente y la primera de ellas cambió su denominación para combinar la de ambas: ALIVA-STUMP C.A. A partir de entonces, ALIVA-STUMP C.A. asumió las actividades de ambas compañías, aun cuando STUMP DE VENEZUELA C.A. subsistió como entidad jurídica independiente.

Desarrollo y Expansión

En sus inicios, ALIVA-STUMP C.A. (como ALIVA DE VENEZUELA C.A.), tuvo un capital social equivalente para esa época a US$ 60 mil. En ese entonces disponía de veinte (20) empleados (entre profesionales, técnicos y obreros) y de un muy reducido parque de maquinarias y equipos, la mayor parte en alquiler.

En la actualidad, sus activos superan el equivalente a US$ 10 millones aproximadamente, y sus operaciones constituyen una fuente estable de trabajo para más de ciento noventa (190) empleados, entre profesionales, técnicos y personal administrativo, y para más de ochocientos (800) obreros.

Desde la citada fusión operacional, pero con mucho más énfasis en los últimos treinta años, ALIVA-STUMP C.A. ha extendido sus actividades a otras del ramo de la construcción, especialmente en la edificación de instalaciones industriales, unidades de vivienda unifamiliar y multifamiliar; centros comerciales, establecimientos hoteleros, etc.

La ejecución presupuestaria se ha comportado como ha sido el desarrollo de la industria de la construcción en el país. El tope de producción en las últimas dos décadas se logró en el año 1999, con un ingreso de USD 44 millones, decayendo hasta el 2004. Pero con el auge de la construcción en los últimos años, con la confianza demostrada por los clientes y con la participación en el Consorcio Aliplus, se ha superado el record histórico.

His_02

His_03

His_04